Datos personales

Mi foto
Cabeza loca.17 años.Le gusta acostarse tarde y levantarse temprano.Quitar la miga al pan y explotar burbujas de plastiquete.Abrir las ventanas al atardecer y ponerse la música a todo volumen para leer a Pablo Neruda.Se considera una amante del cine mudo.El viento sin destino,pero veloz y con prisas.No entiende el blanco pero tampoco el negro.Risas con hielo pero también peros.Pura indecisión.Torpe a morir.Capaz de todo por un simple juego de niños.Atrapa-gestos o atrapa-almas?.Espontánea.Un manojo de purpurina.Un saco de canicas.Una media sonrisa.Incandescente.

lunes, 30 de abril de 2012

12:00

Las gotas que resbalan por la ventanilla me acompañan de vuelta. Llueve a cántaros desde dónde estoy.
¿Sabes el camino de vuelta hacia mi casa desde el tranvía? Cuando anochece, se vuelve tan oscuro como el cielo que lo intenta iluminar. Son unos 7 minutos andando a paso rápido,quiero decir, el paso justo para prepararte para correr por si alguien te persigue con malas intenciones; pero hoy no me apetece llegar a ninguna parte.
11:59
Nunca entenderé a la gente que pasa tantas horas en su casa, si en la mía ya ni puedo respirar. Tampoco puedo estar tantas horas fuera, debido a que se me crea un bolo en el estómago incomestible al ver tantas manos entrelazadas por la calle,tantas miradas cómplices,tantos abrazos improvisados que se clavan como agujas al pisar la graba.
8:22
Nunca entenderé qué fue lo que hice mal, durante estos últimos meses para estar así. Así de mal. Tan impotente por no poder hacer nada, por tener que permanecer quieta, sufriendo, diciendo ''no pasa nada'' ''todo irá bien'' si las veces que lo he dicho ha salido peor. Todas esas cosas que aguanté a las personas que quería, y a las personas que odiaba, ¿valieron la pena?
7:02
Me da pena, que haya gente tan desagradecida y tan egoísta por el mundo. Quizá es porque yo soy así, porque siempre antepuse los sentimientos de los demás a los míos, porque preferí jugármela todo a nada y ahora la que no tiene nada soy yo.
4:55
- ''Nunca entenderé la facilidad con la que sonríes mientras lloras'' me dicen. No es facilidad, es costumbre. Ser fuerte no es algo con lo que naces. Te tienes que haber dado unas cuantas ostias para comprobarlo.
- Nunca entenderé de dónde sale tanta hipocresía, de parte de los que no me conocen, y tanta paciencia, dedicada a todas aquellas personas que no darían un duro por mí, y a las que trato como si fueran una parte importante.
- Nunca entenderé por qué dije que llovía a cántaros desde dónde estoy, si en realidad sólo llueve en mi cara.
2:36



Nunca entenderé cómo un corazón tan valiente y tan vulnerable, puede aguantar tanto dolor.

        00:00

martes, 17 de abril de 2012

Primavera


Y parece, que poco a poco, todo vuelve a su sitio.
Cosas que perdí, y que nunca volvieron... en cambio, ella volvió. Fue un mes tan fatigado, tan inmensamente convulso... la tormenta barrió los campos y hubo que tener paciencia para volver a sembrar todo eso que llevaba creciendo desde el año pasado, desde ese mes de marzo
Primavera.
Había pasado un año y me encontraba el doble de peor que el anterior.La gente me notó diferente, muchos se daban cuenta de que me estaba transformando, que no era tan fuerte cómo creía, que aún seguía algo escondido ahí... me había convertido en una mariposa encerrada en un tarro de mermelada.
Y pegué el estirón. Y salí volando. Costó mucho esfuerzo y lágrimas y muchas noticias que nunca quise oír, pero tuve que escuchar. 
Yo había vuelto a cambiar.
Luego llegó ese día,... yo no pensaba, yo no quería! Pasaba. Y vas tú y apareces.. como si nada, ¿echándome de menos? La cosa es que me hablaste. Eso me hizo replantearme el pasado.
Y el otro día, la mariposa volaba, sí, por fin. Apliqué esas bolas de papel a la práctica y me encaré a lo que me tocaba. Tú mirabas recordando, sonreías con nostalgia desde ahí, lo nuestro es como una lucha a ciegas.
No me creía nada.Nunca fui fácil de engañar si es de segundas, pero ese ''te echaba de menos'' ha sido el más sincero que he oído en mi vida. Intercepté tu abrazo y lo capturé como había sido siempre, y nos reímos de nuestra historia. ¿Es simple sabes? Al final siempre se queda lo que merece la pena.
Ese día mi misión se había completado. La que yo había llevado a cabo desde hacía varios meses... ¿no te decía que yo te había cambiado?
Era verdad.
Esa noche leíste en mis ojos la decisión que YO había tomado.
Y sí, la promesa seguía ahí, intacta, guardada en un baúl; junto con esa llave que había dado tanto mal.

-Metí la llave dentro para que cuando la quieras abrir consideres que romperse las manos es lo de menos.-