Datos personales

Mi foto
Cabeza loca.17 años.Le gusta acostarse tarde y levantarse temprano.Quitar la miga al pan y explotar burbujas de plastiquete.Abrir las ventanas al atardecer y ponerse la música a todo volumen para leer a Pablo Neruda.Se considera una amante del cine mudo.El viento sin destino,pero veloz y con prisas.No entiende el blanco pero tampoco el negro.Risas con hielo pero también peros.Pura indecisión.Torpe a morir.Capaz de todo por un simple juego de niños.Atrapa-gestos o atrapa-almas?.Espontánea.Un manojo de purpurina.Un saco de canicas.Una media sonrisa.Incandescente.

viernes, 6 de enero de 2012

Mamá



Mi madre me ha salvado.
Sí, me ha salvado en ocasiones de muchas cosas; pero esta era la primera vez que me salvaba de ser una infeliz durante mis vacaciones.
Veréis, mi madre es la persona a la que más admiro en el mundo: es fuerte,valiente y nunca, nunca llora.Pero nunca me ha salvado de ser una infeliz. Íntegra.
Nunca me ha consolado.Nunca estuvo en las noches de inseguridad, ni en las que lloraba. En las que necesitaba que entrara a mi habitación y me abrazase con todas sus fuerzas.
Un vídeo donde salgo yo, de pequeña, llorando a más no poder, mi madre me castiga mientras me quita el chupete.Luego sigo llorando.Y luego me callo.
Bonito resumen eh? Así es como ha sido el resto de mi vida.


Nunca nos parecimos. En nada.
Ella es rubia,blanca como la leche y maniática de el orden.
Yo soy como una exiliada del Congo y ahora me encuentro encima de una montaña de mierda.
Decidida,constante, y muy impulsiva. Impaciente. Me río cuando intenta hablar inglés y odio cuando me chilla. Tengo muy buenos reflejos gracias a su lanzamiento 50m de zapatilla semanal.
Silba genial y aplaude demasiado fuerte.Salva vidas todos los días y le encanta. Tiene los ojos verdes más bonitos de la historia mundial universal y un día le dije que se parecía a un lemur que los tenía iguales en una revista. El lemur sonreía. Ella en ese momento no tanto.


Ella dice, llorar es de débiles.
Espera siempre más de lo que puedo dar, o muchísimo no lo sé de mí. Para ella el dolor es algo controlable. Ella no me habló durante un mes porque le dije que mi mayor afición era escribir y que odiaba las ciencias... quizá fue porque nunca creyó que cuando era pequeña esto iba a ir tan lejos.
Tengo que dejar claro que las cosas entre ella y yo nunca fueron fáciles. Que no me educó para ser una malcriada, y que todos los bofetones me los gané.
Mi madre ha tenido tanto éxito en su vida que parece que no se acuerde de lo que le costó. O de lo que sentía antes.Porque para ella tampoco las cosas fueron fáciles.
-Miro su foto de la 1a comunión y sí, parezco una puta niñata a su lado.-




No os penséis que mi madre no me quiere. Mi madre me quiere muchísimo. Lo que pasa que quiere lo mejor para mí. Y muchas veces no coincide con lo que yo pienso que lo es.Con el tiempo lo va entendiendo.
Estas navidades cambió. O fui yo.

Fuimos las dos.
Mi madre descubrió esa parte de ella que añoraba. Porfin. La parte adolescente, la tonta, la presumida. La joven y salvaje. Llevaba encerrada mucho tiempo en su interior.
Es estúpido pensar que una madre no puede aprender de su hija.A veces.
Pero nuestra relación no es una relación modelo, ni otra cualquiera.
Somos tan diferentes que nos necesitamos la una a la otra.


Hoy le he dicho a mi madre que es la mejor mamá del mundo. Porque sí, lo es.
No es la mamá de las películas americanas, ni la mamá que le gusta el encaje,ni la mamá que recoge a su hija porque va muy borracha.


Pero es la mamá más maravillosa del mundo. 





3 comentarios:

  1. Oooohhhhh, me ha encantado. Aunque he de reconocer que al principio he pensado: "Oh my God, éstas dos no se deben llevar muy bien", pero en las diferencias a veces están los vínculos más fuertes, ¿a qué sí? Eso no es ninguna novedad: ya lo has descubierto tú sola.

    Las madres quieren lo mejor para nosotras y bueno, a veces por eso nos cabreamos, porque no nos dan la razón fácilmente. Cuando le dije a mi madre que tenía novio, se enfadó muchísimo porque no quería que me hicieran daño. Luego se echó a llorar y me dio un abrazo. No sé, fue rara su reacción, pero en el fondo toda madre tiene miedo de que a su niña (por muchos años que tengamos nunca dejamos de serlo) le rompan el corazón. Fueron los macarrones más amargos de toda mi vida, ya le vale.

    Y también hemos estado sin hablarnos mucho tiempo, pero porque somos pelín orgullosas y nos cuesta pedir perdón o decir la primera palabra tras la discusión.

    Me gusta TODO lo que has escrito aquí y espero que ella lo lea, porque se sentirá MUY orgullosa de ti, seguro.

    Y sí que es guapa, sí. Pero tú también. KiSSeS!^^

    ResponderEliminar
  2. creo que es una de las mejores entradas que he leído desde hace mucho tiempo

    ResponderEliminar
  3. Por lo que dices debeis de ser totalemtne opuestas pero eso hace qe os necesiteis la una a la otra :) Tienes una historia increible con tu madre.

    Me a hecho mucha gracia lo de... tus reflejos por el alnzamiento de zapatilla 50m jajajja.

    un besito bel,
    muy buena entrada^^

    P#

    ResponderEliminar

Gracias por alegrarme el día con tus palabras :)